28 de enero de 2014

Si...

Si todo es el fruto de lo que otros pensaron
y solo se explica mirando hacia atrás,
somos lo que imaginan de nosotros,
sus propios cabos sueltos por atar.

Y me veo en tus ojos y me esfumo en tus labios.
Si pienso qué soy, no lo sé, la verdad.

Sé que tampoco es para mí la nada,
no importa si me quieres abrazar,
quizás mi única batalla ganada
es que a tu lado me quiero quedar.