14 de enero de 2014

Desperté

Desperté
y no estabas.
Ni una palabra
a la que aferrarme.
Tu mirada no esconde
un abismo
sino un argumento.
No es la luna
de mi noche,
son dos ojos negros.
Hay un armario nuevo
que abro
y desparrama errores.
Mi cuerpo descansa
sin echar de menos
y ya no me dueles.
Y fuera es invierno.