8 de enero de 2014

Al viento



Creyó ser parte de una rama amarrada a un fuerte árbol. Un árbol que abraza con suavidad las entrañas mismas de la Vida… y ahora anda descolocada como la tilde sin su acento. Allí donde no hay mejor hogar que su recuerdo.