12 de enero de 2014

Gravedad

Ojalá pudieras decirme que no me quieres. Leo esta frase en una conversación escrita hace dos años. Y que solo la casualidad me haya hecho recordar ese momento me hace sentir cruel.

Nos creamos en el otro. Compartimos un centro de gravedad para elevarnos juntos. Pero la gravedad está por todas partes. A cada paso atraen otras vidas y en algún momento caemos. Erigimos otro centro de gravedad cuando alguien nos ayuda a recomponer los pedazos y a recuperar lo mejor de los dos.

Sin dejar de orbitar alrededor de nuestras punzadas.

"...desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo"
(Benedetti)