30 de septiembre de 2014

La historia más bonita jamás contada (microrrelato)

Entonces se dio cuenta: “voy a escribir la historia más bonita jamás contada”. Se había enamorado de la chica equivocada. Los versos brotarían de la herida inabarcable. Un niño a la sombra de un juguete olvidado. Dos ojos mirados por un atardecer cansado. El silencio después de su nombre. Hasta que vio esa nota guardada en su abrigo. Por delante no había nada escrito. Por detrás, tampoco. Una historia por escribir, el mejor presente. Y ni fueron, ni felices. Por ahí andan, revoloteando como perdices indultadas por la cizalla de un sí quiero.