25 de septiembre de 2014

Mi sitio

Yo me quedo
en la lágrima
de rocío
que despierta de la mano
del amor malherido.

En la noche sin respuestas,
en la lluvia que golpea
gota a gota
la ausencia.

El camino de la herida
que besa las pupilas
dilatadas
por tormentos

que buscan
escapar
al otro lado
del miedo,

donde acecha

y se rompe
el silencio