3 de octubre de 2014

Dialéctica del espejo roto

No soy pesimista, solo es que siempre pierdo. Vivir es elegir qué vas a perder. Un amor, una virtud, una amistad… Lo paradójico es que, si se quedan contigo, van a cambiar a tu lado, van a convertirse en otra cosa contigo. Solo si se van antes de tiempo quedan tal cual eran, intactos, en tu recuerdo. Recuerdas joven a quien murió joven y recuerdas viejo a quien murió viejo. Así que solo pierdes lo que no pierdes. Así es como vivo con ella.