14 de octubre de 2014

Despejos

El chaval del segundo se mira en la foto de la estrella del momento. La madre se ha atrincherado en la cocina y el padre pide instrucciones a un libro sagrado.

En el tercero el guaperas rebusca en imágenes ajenas su camino al deseo mientras ella, con los ojos cerrados, le sueña de otra manera.

En el bajo un pequeño devuelve a la infancia a su tío deprimido.

La muchacha del quinto prueba a hilvanar sus propias heridas con otra canción.

En el primero se oye discutir a una pareja. Después de necesitar los elogios, se necesita el daño. Y después se necesita al otro para explicar el fracaso. El hijo aguarda soñando sobre la sonrisa de una bandera.

Y en el ático, ensimismado, solo, escribo sobre un edificio sin espacio para mí.