7 de febrero de 2014

Creación literaria

Con la compasión del vencedor
mis demonios confesaron su secreto:
los necios están a salvo.

Aturdido,
me acerqué a ver tus textos
y acabé mirando tus ojos
con los míos