12 de noviembre de 2014

Mis sonrojos

Me dejo ir
por el río
de tu interminable presencia.
Entre la certeza
de no tenerte
y el pavor
a la
desembocadura.