27 de noviembre de 2014

El ser y la andada

Cuando todavía
sabemos poco
confiamos en que algo vendrá.

Pero
solo viene el olvido.

A más altura
más vértigo
y a cada ventana
un abismo

de hambre
y de ausencia.

Y dudas,
cada vez más feroces

de grito sordo
agazapado
en la sombra imposible
de un espejo roto,

que se convierten,
en tu mirada,
en nuestra batalla.