25 de noviembre de 2016

Vida

De los niños aprendí a pintar sin esperar pinturas nuevas.
De los mayores a resistir por los que no están.

De ti que, sólo, se me olvida.