16 de noviembre de 2016

Razón y corazón

Las ideas sirven para simplificar. Las emociones, para volcarlas sobre ese esquema simplificado, en función de lo que necesitemos creer.

Te lo llevaste todo y ahora creo. Necesito crearme otra vez.