28 de junio de 2017

Microcuento 98

Cogió la puerta y se fue.
Desde entonces
el frío de la tristeza
pasa sin avisar