11 de junio de 2017

Microcuento 78

El café olía a promesa
y supo
que esa ciudad guardaba
demasiados amores hundidos