7 de junio de 2017

Microcuento 74

Las palabras no dormían,
pendientes de las notificaciones