3 de junio de 2017

Microcuento 68

Había tanta verdad en sus ojos
que Dios dijo:
"No te creo"