8 de mayo de 2017

Microcuento 51

Guardó sus labios de mariposa

y su mirada de fiera devorada por dentro
en la cajita de los imposibles.
De vez en cuando sonríe y los pasea.