12 de diciembre de 2016

Microcuento 2

De vez en cuando, la tilde hacía sonar mal la palabra
como venganza por haber sido colocada lejos de su amada tónica