30 de octubre de 2016

A veces

Camina en dirección contraria a sus recuerdos y con la promesa de un libro en la mano. Ha sacado algo de su bolso, que también late, y llama con disimulo al gatito que se esconde bajo el viejo roble. Sus hambres se miran y se huyen como los niños y los charcos, que tienen que separarse para volver a sentirse. Están a un palmo y el gatito está a punto de llevarse a la boca la ofrenda cuando la mano danza suave hacia su cabeza, provocando otra danza de perfecta simetría huidiza.

Ssshhh, pequeñín, te dejo comer tranquilo. Y se incorpora levantando la vista, cruzándose con mi mirada, de perfecta simetría huidiza. Ssshhh...