16 de junio de 2015

Someone like you


Galeano me enseñó que recordar es volver a traer al corazón. En nuestro caso no es exactamente así, porque de mi corazón no puedes salir. Pero recuerdo. Como respiro. Para sentir contigo. Y recuerdo cuando te dije que, tocando Someone like you al piano, tuve esa sensación de plenitud inmensa a la que llevan las más bellas creaciones del corazón humano. Sentí que me daba igual morir, si tan solo me dejaran tocar este tema una vez más. Después te recordé emocionada escuchando Time Lapse entre mis dedos temblorosos -no es para menos, se presentaban ante una de esas bellas creaciones-. Me dijiste que habías podido sentir lo mismo. Los científicos dicen que el sonido no se transmite por el vacío. Nunca lo había pensado, pero lo sabía. Lo sabía porque mis pensamientos antes morían solos, desabrigados. Y tu risa ahora los convierte en melodía, por absurdos o temerarios que sean. Si digo que me acordé de ti no me refiero al recuerdo exactamente. Me refiero al acorde.