23 de agosto de 2017

Microcuento 119

Abrió las puertas de la memoria
y lo dejó como estaba