23 de agosto de 2017

Microcuento 117

Cuando por fin aprendió a caer
olvidó para qué levantarse