15 de abril de 2017

Microcuento 36

Era un alma inocente
que sonreía
lamía
mordía
engullía
sin saber
que eso era
mi corazón