12 de abril de 2017

Microcuento 31

Ni hacía caso ni le daba cariño, así que decidió no quedarse con él.
El pequeño correspondió lamiendo su mano con ternura.
Solo puedes amar como te han amado, pensó, antes de ponerle la correa.