25 de enero de 2016

Nieve

Contaba Manuel Rivas que su madre, tras horas fregando las oficinas del Fénix Español, llegaba a casa, se quitaba las zapatillas y ponía la televisión. Una vez salió la imagen del Empire State Building  y ella exclamó "pobre de la que tenga que fregar todo eso!".

Hoy nos cuenta la caja tonta que hay una tormenta de nieve en la Costa Este de los Estados Unidos. El folklore esquizofrénico hace una pausa entre el terror habitual y el miedo a vivir para enseñarnos al americano medio, o medio americano, sacando su equipo de ski para darse una vuelta de lo más cool por la calle de siempre.

Yo prefiero rebuscar en el "Refugio nocturno" de Brecht. "Me han contado que en Nueva York, en la esquina de la calle veintiséis con Broadway, en los meses de invierno, hay un hombre todas las noches que, rogando a los transeúntes, procura un refugio a los desamparados que allí se reúnen. Al mundo así no se le cambia. Las relaciones entre los hombres no se hacen mejores. No es esta la forma de hacer más corta la era de la explotación. Pero algunos hombres tienen cama por una noche. Durante toda una noche están resguardados del viento y la nieve a ellos destinada cae en la calle..."