5 de febrero de 2015

Sombras (microrrelato oscuro)

Te preguntarás dónde estás. Y por qué. Si eres lo que recuerdas, ahora no recuerdas nada.

Todo lo que le pasa a un ser humano tiene sentido solo entre los seres humanos. Cuando te preguntas por qué vives yo te respondo “y por qué te lo preguntas”. La existencia es un misterio, pero la existencia humana no tiene ninguno. La mujer que cometió esa barbaridad con el pequeño indefenso es, para la mayoría, una desequilibrada que ha hecho algo malo. No lo dicen para comprenderlo. Y mucho menos para cambiarlo. Lo dicen para creerse en el lado correcto. Ellos están en la bondad y ella no. Ella solo quería asesinar lo correcto. La bondad. El lugar sagrado al que nunca le ayudaron a entrar. No te engañes: nunca podrás destruir más de lo que tú mismo has creado.

A la vida no le importa si somos luz o sombra, ambas cosas le alimentan. Somos piezas en el puzzle de los otros. Y no existimos si no estamos en ese maldito puzzle. Dímelo a mí, o a quien creas que estás leyendo.