14 de marzo de 2017

Microcuento 21

El primer café fue como esa invitación a deponer las armas cuando ya no hay quien pare la guerra