24 de septiembre de 2016

Diario


  • 24 de junio


Odio cuando la escucho reír.


  • 23 de junio


No me habla, y lo prefiero.


  • 13 de junio


Hoy tampoco me ha mirado. Entró en el despacho, junto a Marta y David, y cuando hice la gracieta de siempre ni siquiera se volvió, ni dijo nada. Que íbamos a ser amigos. Ya. Y que no me iba a odiar. Su horrible culo tampoco, supongo.


  • 8 de junio


No paraba de reírse con el menda ese. Casi hasta la indignidad. Tan mal no parece estar. Igual este sí consigue que lo deje con su pareja.


  • 1 de junio


Ha sido bonito. Nos hemos dicho las cosas que nos han gustado del otro en este tiempo. Lo que nos hemos aportado. Alguna pullita ha caído, pero en general muy bien.


  • 27 de mayo


Dice que no para de llorar. Pero no puedo sentirme culpable. Esto no funcionaba, y tengo derecho a elegir otra vida.


  • 22 de mayo


Se ha llevado con ella mi serotonina. No me apetece hablar ni quedar con nadie.


  • 12 de mayo


Le dije que no a un café. La primera vez en los tres años que llevamos en la oficina. No quiero hablar con ella. No sé qué decir y cada vez es más incómodo.


  • 9 de mayo


Hoy le mentí. Le respondí que no podía quedar porque tenía que llevar a mi madre al médico.


  • 9 de abril


Pudimos vernos un rato, y otra vez esa sensación de que falta algo. Las conversaciones no llevan a ningún sitio. No es como antes, que éramos nosotros los que íbamos de un sitio a otro con las conversaciones.


  • 3 de abril


Miré el calendario y en el último mes nos hemos podido ver dos veces. Diez o quince minutos cada vez. A escondidas, como siempre. Me está resultando muy difícil. Sobre todo eso de salir solo por la ciudad.


  • 1 de diciembre


Mentiría si no digo que en el sexo nos va bien. Pero sigo pensando que no estoy al 100%. Estoy todo el tiempo inseguro y pendiente de si lo estoy haciendo bien. Me preocupa.


  • 12 de octubre


El sexo está muy bien. Con ella es distinto. Puedo sentir más cosas. Trascender. Me parece que todo el sexo de antes de ella solo ha sido masturbación. Y eso que creo que falta algo para una conexión total. En cuanto vayamos perdiendo nervios y autoexigencias.


  • 26 de septiembre


Me hace ver cosas de otra manera. Veo lo bueno donde antes no era capaz de verlo. Incluso en personas a las que habría matado si pudiera. Hoy me fijaba en su cuerpo. No es una preciosidad. Pero puedo ver sus bofetadas a la estética sexista como heridas de guerrera que eligió la maternidad y dar el tiempo a quien necesita de ti y no al gimnasio. Me da otra profundidad al mirar lo que me rodea. Quiero empezar de cero y hacer bien de una vez lo que no supe hacer antes.


  • 23 de septiembre


Tengo más valor que nunca. Si le cuento mis miedos, desaparecen.


  • 16 de septiembre


Las horas que estamos juntos las pasamos hablando, tocándonos, besándonos. Todo es la misma comunicación. Ensanchando juntos. Empiezo a creer que la felicidad existe. Que me da igual morir después de sentir esto.



  • 13 de septiembre


Lo fácil que es sentirse completo, con todos tus males, cuando te escuchan y te entienden.


  • 12 de septiembre


Le he robado un beso. El más bonito de mi vida. Labios cálidos y suaves, y envolventes... o eran los míos, no lo sé. No sé nada. Es fantástico.


  • 1 de septiembre


Me ha mirado cuando la estaba mirando y casi se me sale el corazón del pecho.