2 de agosto de 2016

Era eso

Detrás de todo ruido
hay un silencio que no calla.
Ajeno aullido
inseparable,
pan sin peces
multiplicándose.

Y si no lo oyes estás ciego
y dibujas melodías
con paleta de agua
sobre un lienzo encharcado
de ojos secos

que nunca deja de ser
un letrero
que grita
"Solo no puedo".

Pero esto no lo sabes
hasta encontrarlo en otros ojos
que no callan
sus derrotas ni su vuelo
y armonizan entrelazando
dos silencios.