31 de julio de 2017

Microcuento 110

Sentía que todo era absurdo
hasta que sintió
a lo largo de su absurda espalda
una pequeña y absurda mano